lunes, 27 de abril de 2009

¡JUSTICIA! ¿Reclamo terrenal o divino?

En nuestro querido Paraguay, y supongo que en el mundo todo, existen siempre reclamos de justicia, por los delitos, crímenes ocurridos, y cuyas víctimas reclaman un resarcimiento o, aunque sea, que los delincuentes, infractores o criminales, paguen, purguen una pena, establecida o no, en las leyes. Hoy día hay infinidad de delitos y crímenes, y existen leyes que los castigan, algunas de esas leyes están desfasadas de la vertiginosa realidad o de nuevas leyes que, incluyen nuevas defensas de víctimas. También tenemos el ‘eterno’ conflicto de la venalidad de los jueces. Donde, por ejemplo, el asesinato de una persona adinerada, políticamente bien relacionada, tiene 10 o más condenados tras las rejas; sin embargo, la muerte de alrededor de 600 personas en un ‘horno público’ (digno de la envidia de los nazis, supongo), como el incendio del Supermercado Ycua Bolaños, solo tiene un condenado (secundario) tras las rejas. En post anteriores, ya he puesto de manifiesto, que percibo una suerte de falta de fe, de creer, pues, no se ven “señales” que acompañen a la evangelización: ni prodigios de amor, ni cambios de estilos de vida malsana. Hoy quiero centrarme en la FE Y LA JUSTICIA Para ello, tengo como guía dos textos evangélicos: Lucas 18, 1-8; que trata de un ejemplo de Jesús para la oración: es el caso de la viuda que insiste y reclama ante el juez malo (terrenal y venal), que decide hacer justicia para que deje de molestarlo. Y la comparación que hace Jesús de la actitud del juez malo y la actitud que tendría Dios ante la injusticia. Pero, insiste Jesús, que los reclamos de los creyentes deben tener como fundamento cardinal la oración de fe, o sea el reclamo confiado y esperanzado, con casi una certeza absoluta, que Dios se hará presente: “…les aseguro que Dios hará justicia a favor de ellos, y lo hará pronto…” Marcos 7, 21-23. Aunque trata, en los versículos anteriores de la pureza, entendida como algo ‘material’; en los versículos hoy expuestos trata de un tema de justicia: ‘la intencionalidad’. “…Y luego explicaba (Jesús): Lo que sale del hombre, eso lo hace impuro, pues del corazón del hombre salen las malas intenciones: inmoralidad sexual, robos, asesinatos, infidelidad matrimonial, codicia, maldad, vida viciosa, envidia, injuria, orgullo y falta de sentido moral…” En el sistema jurídico existe la figura de la ‘intencionalidad’, y se usa venalmente (de venalidad), ya sea para condenar o absolver. Es así, que ciertos acusados son absueltos, aunque se los acusa de homicidio doloso múltiple (600 personas), porque no se puede probar la intencionalidad (oculta muchas veces en la mente o el ‘corazón’); sin embargo, otros acusados son condenados, con las mismas ‘pruebas’ de intencionalidad (ocultas en la mente o el ‘corazón’). En asuntos jurídicos, y también morales, como el adulterio; existe una pena, que no tengo idea de cuál sea, para los casos de divorcio, por infidelidad (adulterio) de uno de los cónyuges; pero resulta que ningún abogado quiere realizar la defensa del cónyuge víctima de la infidelidad, pues, es muy difícil probar, ante la simple negación del acusado, de la intencionalidad o del hecho mismo; y engatusan a la víctima de que es más ‘civilizado’: hacer nomás un divorcio de ‘común acuerdo’… ¡Hasta los mismos ‘consejeros’ espirituales, recomiendan el perdón y dejar el acontecimiento atrás, y vivir, la víctima, una ‘nueva vida’ sin resentimientos o rencores malsanos…! ¡¿?! Los leguleyos encuentran así, mil formas de ‘eludir la justicia’ y, muchas veces inocentes purgan penas desmesuradas; y los culpables, no sólo salen libres o sobreseídos, sino que las víctimas terminan ‘pagando las costas’. Podemos aseverar entonces, que la viuda, del ejemplo de Jesús, no sólo no sería atendida en su reclamo de justicia al juez venal, sino que siendo atendida y perdiendo el juicio, pagaría las ‘costas’… ¡El mundo se ha complicado mucho! Pero Jesús nos interpela: “…Clamen a Dios día y noche…” o “…la necesidad de orar siempre, sin desanimarse jamás…” Y, el enigmático cuestionamiento de Jesús: “…cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?...” Transcribo parte del comentario del pasaje de Lucas: “…si sabemos orar perseverantemente, descubriremos poco a poco que todo esto no es tan absurdo como parece; y llegaremos a reconocer, a través de los acontecimientos, el rostro de Dios que nos ama…” Creo que toda víctima de injusticia de nuestros tiempos, debe levantar ese cuestionamiento-desafío de Jesús, arroparse de fe, y orar insistentemente, sin desanimarse jamás, pidiendo a Dios, nuestro Padre, que ve las ‘malas intenciones en los corazones’, y que sin lugar a dudas: ¡hará Justicia pronta! Tan pronta que, debemos tener avezados los sentidos, para apreciarlo Este post tiene como ‘intención’ advertir a tod@s aquell@s hipócritas, que se llaman cristianos, y se declaran ‘pecadores perdonados por el amor de Dios’. Quiero advertirles, que si su víctima de su pecado, tiene fe, y clama a Dios, es más que probable que, no sólo serán perdonados por el Amor de Dios, sino tendrán que ‘purgar la pena’ de la Justicia Pronta de Dios…

20 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Que miedo...
    Solo con escuchar este video merece la pena hacerse budista... Pero vamos a ver. Dios no es malo, Dios no castiga, Dios vive en la cosas diarias, esta con nosotros en el día a día, en las cosas pequeñas y en la cosas grandes que nos ocurren solo hay que saber mirar.
    De verdad, ¿creéis en un Dios como el del video? porque si creéis en eso creo sinceramente que falta mucha FE y os sobra mucha lectura del Antiguo Testamento y sobre todo no creéis en la Encarnación y eso es un poco mas complicado, porque roza la herejía.
    Para un cristiano, Dios es AMOR y todo lo hace por AMOR a los demás, lo hace por que nos quiere y para que le amamos, Que Padre amenaza a sus hijos con si no haces esto o aquello te arrancare la cabeza o le arranca un ojo...
    Dios es AMOR y si nos falla esta premisa creo que todo lo demás sobra.
    27 de abril de 2009 15:04
    Maria C dijo...

    Concuerdo con el comentario anterior,no es Dios quien castiga,nosotros nos castigamos alejandonos de El y no obstante esta siempre cerca y dispuesto a perdonar,el nos dio la libertad ya que de otra forma no tendria sentido decir que tenemos Fe,creer en Dios es una opcion que debe ser libre,no una obligacion por miedo a la condena eterna.Un saludo
    27 de abril de 2009 17:56

    Te alcanzo los comentarios del blog del señor Enriquez sobre un tema parecido,mi comentario esta es el segundo,no se quien sera anonimo pero lo felicito.El Señor te quie y no la soberbia.

    ResponderEliminar
  2. Maria C dijo...

    Como cristianos que decimos ser quien esta calificado para medir el arrepentimiento o no de otra persona?Segun dice Jesus nosotros no debemos juzgar:"EL QUE ESTE LIBRE DE PECADO QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA".En la vida se hacen muchas promesas en muchos ambitos,pero como seres HUMANOS que somos erramos y las incumplimos,el no entenderlo hace que nos obcequemos y perdamos la perspectiva y a veces hasta la razon.
    27 de abril de 2009 21:57

    ResponderEliminar
  3. María C... te pido más cintura con las lecturas bíblicas, o más lectura bíblica, pues parece que sólo lees un pasaje... el de la mujer adúltera...

    En otro pasaje, Jesús dijo: saben si va a llover, cuando ven una nuve en el poniente, y no saben juzgar los tiempos que viven... Después te busco las coordenadas precisas... ¡me extraña que dijeras que eras catequista!... ¿qué pasó, por qué ya no lees la Palabra y la cumples?...

    Gracias por participar
    Y te recomiendo que le des a tu amigo Zanardini la dirección de este blog y a ver qué piensa de tu postura respecto a los indígenas que tanto él defiende...

    Y, no te invito a un café, como hacía Pikaza con Teodosio, pues me imagino que estás muy ocupada...

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJJAAJ,perdon pero no lo puedo evitar,ahora vamos por ahi??Fantastico,solo importa eso no el compromiso que uno asume de criar y proteger a los hijos,educarlos,en cual de tus pausas en internet das de comer a tus hijos?ya parece casa o sigue siendo una covacha?siguen ellos planchando su ropa para que vos puedas descansar tu siesta de 4 horas?ademas señora los enfermos que ud dice gozan de muy buena salud,pero eso no es mentir,verdad?jamas fuiste al medico en la semana pasada,te lo adverti muchas veces yo nada tengo que esconder,sera que vos tampoco??
    El Señor te guie y no la soberbia

    ResponderEliminar
  5. ACLARACION:esta si es una alusion personal conciente

    ResponderEliminar
  6. En cuanto a agradecer la participacion:
    De nada,aunque en un inicio lo hice por el tema pero como de costumbre saliste para donde te pica
    y como siempre tenes que tener razon,asi te fue y asi te va y tenes que convencerte que es prueba de Dios para no ver tu realidad.
    Ya le di tu direcion a Giuseppe,me dijo que no es el camino pero que veria,estudiamos juntas para catequistas lo recordas?lo que no entendi es que parte de la clase te perdiste.Como sea yo no tengo que demostrar nada,soy quien soy,no pretendo ni jamas pretendi ser otra persona,podes decir lo mismo?pero vos pedis justicia,nunca pensaste que lo que pasa es "Justicia Divina"?segun tu teoria Dios premia o castiga.El Señor te guie y no la soberbia

    ResponderEliminar
  7. Anónimo28/4/09 9:17

    Quireo y deseo siempre una VERDADERA JUSTICIA ,AQUI Y AHORA .....después ya se verá
    Un abrazo .JustiArco.Iris

    ResponderEliminar
  8. Justi Arco Iris
    La única JUSTICIA VERDADERA, es la de Dios, las otras son sólo 'acercamientos'...
    Y sí la puedes ver aquí y ahora...
    Dios está vivo, Cristo está con nosotros cada día, y Él no puede dejar impunes a los malvados, insolentes y perversos... siempre hace Justicia, ya sea corrigiendo, dándole penas, etc., de tal modo que tenga ocasión de arrepentirse, pero si ni así se arrepiente, OBRA...El después es ahora, porque Dios es eterno

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  9. María C, antes que nada te recomiendo tranquilidad, trata de sosegarte, estás muy exaltada.
    Lo de catequista, lo dijiste en un comentario del blog de Cristo es Liberación.
    Lo de mi casa, bueno, supongo que lo sabes de 'segunda mano', pues nunca estuviste en mi casa... tampoco puedes saber si es cierto o no que fui al médico o alguien de la casa, a menos que te pases apostada espiando, y como estás tan ocupada con la bendición de tu trabajo 'productivo', creo que no perderías el tiempo en esas cosas... así que otra ves sabes de 'segunda mano'
    Lo de tus conocimientos bíblicos, parecen también de 'segunda mano', pues están tan incompletos, que te hacen errar en el único conocimiento o saber que vale: la Palabra de Dios, para así poder dar cumplimiento a ella en la vida...
    La cita bíblica prometida:
    "¿Por qué no juzgan ustedes lo que es justo?"
    Lc 12, 54-59 y Mt 16, 1-4
    Respecto a tu cita de "no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha", no olvides la otra cita de las manos: "si tu mano es ocasión de pecado, córtatela, pues más vale entrar manco al Reino..." Mt 5, 27 al 32

    Respecto a tu actitud frente a los indígenas, por oposición a la mía, lee también Lc 17, 1-4, referente a los que dan malos ejemplos que muchas veces son imposibles de evitar, pero que, si llevan a uno sólo a caer en el mal ejemplo... bueno, ya sabes, lo de la piedra de molino y el mar... Tú propones la discriminación y el racismo, yo propongo la dignificación... ¿distingues el 'mal ejemplo'?

    Que estés mejor...

    ResponderEliminar
  10. Para empezar no estoy exaltada en absoluto,solo te mostre como se hacen alusiones personales a ver si distinguis cuando no.No es un concurso de repetir la biblia,un loro tambien lo puede hacer,es mejor poder dar menos citas y ser mas coherente.Mi posicion con respecto a los indigenas no es por oposicion a vos sino por razonamiento y respeto a la dignidad humana,no veo dignificacion alguna en compadecerlos si en buscarles una solucion,pero como siempre pensas que todo gira a tu alrededor,es una gran pena.
    Por supuesto es mucho mejor ir a verlos y decirles lo que VOS hiciste antes que tratar de darles una forma de mantenerse con dignidad,yo no los ataco y de hecho gente bastante mas entendida lo sabe,pero como vos sabes hasta las intenciones de la gente,de su sinceridad o no,...ya que vos sos tan sincera.Mas mal ejemplo que el que das no motivando a crecer y asumir responsabilidades a quien tenes mas cerca no se si existe pero olvide que sos "profetiza".Nada de lo que hagas o digas me afecta,lastimosamente a otra gente si,te lo dije mas de una vez,no creo las personas afectadas merezcan ser expuestas aqui pero eso no quiere decir que no deban estar informadas.
    El Señor te guie y no la soberbia

    ResponderEliminar
  11. HUMILDAD PARA HOY (reflexiones de Bill,miembro de Alcoholicos Anonimos)

    HUMILDAD para hoy

    No puede haber humildad absoluta para nosotros los humanos. Tal vez podamos vislumbrar el significado y esplendor de tal ideal. Como nos dice el libro "Alcohólicos Anónimos": "No somos santos . . . esperamos progreso en vez de perfección espiritual". Únicamente Dios se nos manifiesta en forma ABSOLUTA; los humanos debemos vivir y crecer en el dominio de lo relativo. Buscamos humildad para el día de hoy.

    Por lo tanto preguntamos: "¿Qué significa "humildad para el día de hoy" y cómo sabemos si la hemos encontrado?".

    No es necesario que se nos recuerde que la culpabilidad o la rebeldía excesivas nos llevan a la pobreza espiritual: pero nos demoramos mucho en darnos cuenta que podíamos llegar a doblegar la soberbia espiritual. Cuando los primeros A.A. dimos el primer vistazo para darnos cuenta hasta qué punto podríamos ser soberbios espiritualmente, acuñamos la expresión: "No trates de volverte un santo en ocho días". Esta advertencia puede parecer uno de tantos pretextos que nos excusan de hacer lo posible. Sin embargo, al examinarla, revela exactamente lo contrario. Es nuestro modo, en A.A., de protegernos contra la ceguera hacia la soberbia y las perfecciones imaginarias que no poseemos.

    Ahora que ya no frecuentamos los bares y casas de cita; ahora que ya llevamos a casa el pago completo; ahora que estamos tan activos en A.A. y ahora que la gente nos felicita por estas señales de progreso - bueno, es natural que pasemos a felicitarnos. Sin embargo, es posible que nos hallemos lejos de ser humildes. Con buenas intenciones y con malos resultados, con qué frecuencia he dicho o pensado: "Tengo razón y tú no". "Mi plan es correcto y el tuyo está lleno de faltas". "Gracias a Dios que tus pecados no son los míos". "Tú le haces daño a A.A. y te voy a parar en seco". "Dios me guía, así que debe estar de mi lado" y así indefinidamente.

    Lo alarmante de esa ceguera hacia la soberbia es la facilidad con que se justifica; pero también es fácil ver que ese modo de auto-justificarse es un destructor universal de la armonía y del amor. Coloca al hombre contra le hombre, a nación contra nación. Al usarla, cualquier tontería y violencia puede verse bien y aún respetable. No es atribución nuestra condenar, pero sí necesitamos examinarnos.

    ¿Cómo podemos hacer, entonces, para reducir más y más nuestra culpabilidad, rebeldía y soberbia?

    Cuando hago inventario de tales defectos, me gusta hacer un dibujo y contarme un cuento. El dibujo es el Camino hacia la Humildad y el cuento es una alegoría. A un lado del camino veo un gran pantano. A la orilla del camino hay un lodazal que se desborda al fango de culpabilidad y rebeldía en el cual me he revolcado con frecuencia. La auto-destrucción me espera allí y lo sé. Pero al otro lado del camino todo se ve bien, tierra llana y limpia y más allá grandes montañas. Los senderos incontables hacia esa tierra tan agradable se ven seguros. Parece fácil, creo yo, encontrar el camino.

    Acompañado de varios amigos, decido hacer un pequeño desvío. Escogemos nuestro sendero y nos vamos felices. Muy pronto alguien exclama jubilosamente: "A lo mejor encontramos oro en aquella montaña". Luego, para nuestra sorpresa sí lo encontramos - no pepitas, sino monedas - con la inscripción: "Oro de 24 quilates". Pesamos que con seguridad es nuestra recompensa por haber caminado pacientemente en ese camino tan luminoso.

    Pronto nos damos cuenta de las palabras inscriptas en las monedas y nos llegan pensamientos extraños. Algunas tienen inscripciones atrayentes: "Soy el Poder", "Soy el Aplauso", "Soy la Riqueza", "Soy el Virtuosismo", pero otras parecen raras; por ejemplo: "Soy la Gran Carrera", "Soy el Bienhechor", "Soy las Buenas Causas", "Soy Dios". Las siguientes son las peores: "Soy la Soberbia", "Soy la Ira", "Soy la Agresión", "Soy la Venganza", "Soy la Desunión", "Soy el Caos". Luego encontramos una sola moneda - una sola - que dice: "Soy el mismísimo Diablo". Algunos nos horrorizamos y gritamos: "Este es oro de tontos y paraíso de tontos - vámonos".

    Pero muchos no regresaron. Dijeron: "Quedémonos y escojamos las monedas buenas". Por ejemplo, las que dicen: "Poder", "Gloria", "Virtuosismo". "Les va a pesar no haberse quedado". Como era de esperarse, pasaron años antes de que los que se apartaron regresaran al Camino.

    Nos contaron lo que les pasó a los que habían jurado no regresar. Habían dicho: "Esto es oro puro y no nos traten de convencer de que no lo es. Vamos a recoger todo el que podamos. Claro que no nos gustan esas inscripciones tan tontas de las monedas, pero como hay mucha leña en el monte, vamos a derretirlas y a hacer bloques de oro". Los recién llegados añadieron: "Así fue como el oro de la Soberbia se llevó a nuestros hermanos. Ya estaban peleándose sus bloques de oro cuando los dejamos. Unos estaban heridos y otros moribundos. Habían empezado a aniquilarse".

    Este dibujo simbólico me explica de un modo gráfico que puedo alcanzar "humildad para hoy" sólo hasta el punto de que logra evitar el pantano de culpabilidad y rebeldía y esa bella pero engañosa tierra que está regada con la moneda de la Soberbia. Así puedo encontrar y mantenerme en el Camino hacia la Humildad que se halla en la mitad. Por lo tanto, siempre puedo usar un inventario constante que me pueda revelar cuándo me he salido del Camino.

    Naturalmente que nuestros primeros intentos de hacer esos inventarios pueden ser muy faltos de realismo. Yo era campeón en hacerlos así. Quería ver sólo la parte de mi vida que era buena. Exageraba enormemente las virtudes que creía poseer y precedía a felicitarme. De manera que mi auto-engaño inconsciente siempre convertía mis pocos haberes en deberes. Este proceso era siempre agradable. Me despertaba un deseo enorme de lograr nuevos "éxitos" y mayor aprobación. Estaba cayendo en el padrón de mis días de alcohólico activo. Las mismas metas: poder, fama y aplauso. Además, tenía una magnífica excusa: lo espiritual. El hecho de tener una meta espiritual hacía que todas esas tonterías parecieran bien. No era capaz de distinguir una moneda falsa de una buena; era un engaño en la peor de sus formas. Siempre me pesará el daño que causé a la gente que me rodeaba. En verdad, tiemblo al pensar en el daño que he podido infligirle a A.A. y a su futuro.

    En ese tiempo no me molestaban los campos en que no progresaba. Me justificaba diciendo: "Después de todo, estoy muy ocupado con cosas mucho más importantes". Esa era mi receta casi perfecta para sentirme cómodo y satisfecho.

    Pero a veces tenía que enfrentarme a ciertas situaciones en las que iba muy mal. En seguida, una rebeldía terrible me llegaba. La búsqueda de pretextos se volvía frenética. Exclamaba: "Estas son las faltas de un hombre bueno". Al acabarse ese truco favorito, pensaba: "Bueno, si la gente me trata bien, no tendría que portarme así". Luego pensaba: "Sólo Dios sabe las compulsiones tan espantosas que tengo. No puedo con ésta. Sólo El me la puede quitar". Por fin llegó el momento en que exclamaba: "Esto no lo haré jamás; ni siquiera lo ensayaré". Era lógico que mis conflictos seguían porque estaba cargado de excusas y negaciones.

    Cuando todo esto me tenía agotado, había aún otro escape. Empezaba a sentirme lleno de culpabilidad. Aquí la soberbia y la rebeldía le cedían el paso a la depresión. Aunque variaban las expresiones, la principal era: "Cómo soy de espantoso". De mismo modo que había exagerado lo poco que había logrado con la soberbia, ahora exageraba mis defectos con la culpabilidad. Corría por todas partes, confesando mis faltas (y muchas más) a quien me escuchara. Créanlo o no, yo pensaba que eso era gran humildad y la contaba como mi único haber y consuelo.

    Durante esas sesiones con la culpabilidad nunca tuve remordimiento sincero por el mal hecho a otros ni se me ocurrió hacer enmiendas. No se me ocurrió pedirle perdón a Dios y menos perdonarme a mi mismo. Claro que no examiné mis grandes fallas - soberbia espiritual y arrogancia. Había apagado la luz con la cual podía verlas.

    Hoy creo que puedo establecer una relación clara entre mi culpabilidad y mi soberbia. Ambos llaman la atención. Con la soberbia podía decir: "Mírenme, soy maravilloso". Con la culpabilidad podía decir: "Soy espantoso". Por lo tanto, la culpabilidad es le lado opuesto de la moneda de la soberbia. La Culpabilidad trata de auto-destruir y la Soberbia trata de destruir a los demás.

    Por eso veo la "Humildad para Hoy" como un término medio entre esos extremos emocionales violentos. Es un lugar tranquilo donde puedo mantener mi perspectiva y balance emocional para lograr subir el próximo pequeño escalón del camino que nos lleva a los valores eternos.

    Muchos entre nosotros han sufrido mayores altibajos emocionales que yo; otros menores, pero todos los tenemos a veces. Me parece que no necesitamos sufrir por estos conflictos, ya que parecen ser parte necesaria de nuestro progreso emocional y espiritual. Son la materia prima de la cual se debe hacer nuestro progreso espiritual.

    ¿Alguno se preguntará si A.A. es una cueva de sufrimientos y conflictos? Claro que no. La mayoría de los A.A. hemos encontrado la paz. Aunque lentamente, hemos logrado mayor humildad, cuyos dividendos son la serenidad y un gozo verdadero. Ya no nos desviamos tanto ni tan lejos como antes.

    Al empezar esta meditación, pensaba que los ideales absolutos no están a nuestro alcance o nuestra comprensión, que nos faltaría mucha humildad si nos parecía que podríamos lograr la perfección absoluta en este corto tiempo sobre la tierra. El así pensar sería mucha arrogancia.

    Con ese modo de pensar muy poca gente comprenderá los valores espirituales. Los perfeccionistas, dicen, son engreídos porque creen haber logrado alguna meta imposible o están apersonados en la auto-condenación porque no lo han hecho.

    Sin embargo, creo que no debemos pensar así. No se debe culpar a los grandes ideales porque a veces se los usa mal y así se convierte en justificación leve para la culpabilidad, la rebeldía y la soberbia. Al contrario, no podemos crecer mucho a menos que tengamos siempre presentes los valores eternos. Como nos dice el Paso Once del programa de recuperación de A.A.: "Buscamos a través de la oración y de la meditación mejorar nuestro contracto consciente con Dios, tal como lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer Su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para aceptarla".

    Esto significa que debemos buscar la Perfección de Dios como nuestra guía y no nuestra meta que deseamos lograr en un tiempo determinado.

    Estoy seguro, por ejemplo, que debo buscar la mejor definición de la humildad que me sea posible concebir. No tiene que ser perfecta - sólo se me pide que haga el esfuerzo. Supongamos que escoja algo así: "La humildad perfecta sería completa libertad de mi mismo, libertad de todo lo que mis defectos de carácter me exigen. La humildad perfecta sería la buena voluntad a todas horas y de todas partes de hacer lo que Dios quiere".

    Al meditar en tal visión, no necesito desmayar porque nunca la alcanzaré ni necesito volverme presumido al pensar que algún día poseeré todas las virtudes. Sólo necesito pensar en esa visión, dejándole crecer y llenar mi corazón. Al hacerlo, puedo compararla con mi último inventario. Así puedo sacar una idea saludable de dónde me hallo en el Camino hacia la Humildad. Puedo ver que mi viaje hacia Dios apenas ha empezado. Al así sentirme del tamaño que soy, mi preocupación e importancia por mi propia persona me divierten. Entonces crece la fe y sé que tengo mi lugar en ese Camino; que puedo avanzar con mayor paz y confianza. Una vez más sé que Dios es bueno, que no debo temer nada malo. Es un gran Don, el saber que sí tengo un destino.
    Al continuar contemplando la Perfección de dios, descubro un nuevo goce. De niño, al oír mi primera sinfonía, me elevé en su armonía indescriptible, a pesar de no saber de donde provenía. Hoy, al escuchar la música de Dios, de vez en cuando oigo esas cuerdas divinas con las cuales el Gran Compositor me dice que me ama - y que yo también lo amo a El

    ResponderEliminar
  12. Te felicito María C
    La última reflexión de Bill, que pusiste, sí es positiva, y conduce por la buena senda de Dios, y por los buenos ejemplos...

    Respecto a la Justicia divina, o a la obligación cristiana que tenemos de 'juzgar', te recomiendo, aunque ya dices que no te gusta: el pasaje evangélico de Juan 5, 19-47 y su adjunto Jn 7, 19-24. Habla de la traslación que hizo el Padre al Hijo, del Poder de Juzgar (sobre todo, referente al 'cumplimiento' de la Ley mosaica) y... ya escribiré un post sobre este pasaje...

    Las únicas referencias personales, que yo hiciera, fueron totalmente legítimas, y atenidas a 'mi post'. Y cuando tú haces referencias a post de otras personas, entonces yo hago referencias tuyas a esos post.
    No es 'constructivo', pero puede resultar 'pedagógico'...

    Yo, lamento, de verdad, tus alusiones personales a mi persona, a mi casa, a mi vida..., pues terminan corroborando mi aseveración de que "evitar los agravios de cualquier tipo, (y sobre todo personales), porque le perjudican a usted mismo en su calidad de persona..." (está escrito, justo aquí, arriba de esta 'ventana de comentario', ¿lo ves?)...
    Tus 'amenazas', envilecen aún más tu persona... es una verdadera pena...

    Suben mis oraciones a Dios, con tu nombre adjunto...

    Que estés mejor...

    ResponderEliminar
  13. Ya he recibido comentarios y sugerencias de allegados, que toque también TEMAS DE ACTUALIDAD, como el caso de la peste de gripe porcina, política nacional e internacional, etc.

    Les agradezco a todos sus sugerencias, pero creo que esos temas están suficientemente cubiertos por los medios de comunicación, ¡hasta la saturación!...
    Así que, seguiré con los temas que me parezcan apropiados para fundar reflexión y discernimiento sobre los temas de actualidad, pero tangencialmente...Que de hecho, no he dejado de hacerlo, sólo que parece que no lo ven... Sobre 'la paternidad del presidente Lugo' he insertado comentarios en dos post, breves, pero muy certeros... tanto, que hasta parecería que Lugo 'me leyera', pues con los siguientes reclamos de paternidad que le hicieran, ya está exigiendo el test de ADN...

    Un abrazo a todos, aunque 'no comenten' en el post...

    ResponderEliminar
  14. Este fue mi comentario a tu post "Las señales que confirman el mensaje",no tenia la firma del autor y por tal motivo fue atacado por vos YA QUE LA RESPUESTA FUE PERSONAL Y NO EVANGELIZADORA,contrariamente las reflexiones de Bill te parecieron buenas,no vi agresion alguna en este comentario pero contrariamente a como decis mi posicion con los indigenas,los sin techo y los niños de la calle sigue siendo la misma porque es MI posicion no solo llevarte la contraria,en cuanto a si tus posiciones en otros blogs fueron legitimas o no creo no necesito decir nada quien debia ya lo dijo.

    UNA ORACIÓN NUEVA PARA
    UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN
    JOSÉ ANTONIO PAGOLA

    La oración del evangelizador está transida por el amor apasionado de Dios al hombre. La experiencia de Dios lleva siempre a la preocupación por el hombre. «Es falsa la contemplación cristiana que no se ocupe de discernir continuamente las huellas del Amado entre las sendas de los hombres... No hay ningún contemplativo cristiano que intente gozar a Dios sin seguirle a través de su compromiso con el hombre. Habrá otras clases quizá de contemplación, pero la contemplación cristiana siempre anida en la unidad del único mandato de Jesús: el amor a Dios y el amor a todas las personas».
    Dios ama apasionadamente al hombre y a la mujer de hoy. Lo entiende, lo acoge, lo perdona, busca para ellos un futuro siempre mejor, quiere su salvación. La nueva evangelización no nacerá del desprecio o del rechazo, del recelo, el miedo o la condena del hombre moderno, sino desde el amor que se alimenta en el amor mismo de Dios
    Sólo quien ama a los hombres y mujeres de hoy, con sus problemas y conflictos, con sus contradicciones y miserias, con sus conquistas y sus fracasos, con sus anhelos y su pecado, está capacitado para evangelizar. Quien no sienta compasión y ternura por las muchedumbres como sentía Jesús,no evangelizará.
    EL SEÑOR TE GUIE Y NO LA SOBERBIA

    ResponderEliminar
  15. Querida Crispa:
    Recuerda que el ladrón que fue crucificado con Jesús fue perdonado en el momento. Si en nuestro corazón hay un arrepentimiento sincero Dios está siempre dispuesto a perdonarnos por muy grandes que hayan sido nuestras faltas.
    Un fuerte abrazo.
    José Carlos

    ResponderEliminar
  16. Querido José Carlos

    El problema o tema que quiero plantear aquí, es si, nosotros como cristianos, podemos sentirnos víctimas de los pecados de los demás (que de eso se tratan los 'pecados')y como tales, elevar RECLAMOS DE JUSTICIA DIVINA, ya que es imposible lograr la justicia de los leguleyos...
    Y, si esos reclamos son justos ¿atiende Dios y actúa con prontitud?... por supuesto, atendiendo el arrepentimiento (o no) que lleva el hombre en el corazón.
    El 'buen ladrón' que fue perdonado por Jesús, ya cumplió su condena de la ley terrenal... ¿esa condena, la cruz, lo instó a arrepentirse?... y ¿el 'mal ladrón', por qué no fue perdonado? si ya cumplió su sentencia: la cruz...

    La idea es que hay que ir ahondando cada vez más, en 'esas intenciones ocultas', pues en ellas está la clave para el arrepentimiento y el consecuente perdón de Dios...

    ¿Podríamos decir que Jesús discriminó al mal ladrón? o ¿que conocía sus intenciones ocultas y que no se arrepintió de ellas ni de su delito?

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1/5/09 18:33

    Víctima, en primer término. es todo ser viviente sacrificado o destinado al sacrificio. Sin embargo, desde el punto de vista utilizado habitualmente, una víctima es la persona que sufre un daño o perjuicio, que es provocado por una acción, ya sea por culpa de otra persona, o por fuerza mayor.
    Una víctima es quien sufre un daño personalizable por caso fortuito o culpa ajena. El victimista se diferencia de la víctima porque se disfraza consciente o inconscientemente simulando una agresión o menoscabo inexistente; y/o responsabilizando erróneamente al entorno o a los demás.
    El victimismo es la tendencia a considerarse víctima o hacerse pasar por tal. Una víctima es quien sufre un daño personalizable por caso fortuito o culpa ajena. El victimista se disfraza por tanto de víctima consciente o inconscientemente simulando una agresión o menoscabo inexistente; y/o responsabilizando erróneamente al entorno o a los demás.
    En Lógica es una retórica demagógica que busca desprestigiar de una forma falaz la argumentación del adversario denotándola como impuesta o autoritaria. Para ello, el sujeto victimista posiciona a su adversario de forma implícita como atacante al adoptar una postura de víctima en el contexto de la discusión.
    En Psicología una personalidad victimista o tendencia psicológica victimista que puede llegar a desembocar en una conducta patológica como trastorno paranoide consiste en una tendencia a culpar a otros de los males que uno padece y resguardarse en la compasión ajena. Esta tendencia se caracteriza por una deformación pesimista de la realidad en la que el sujeto se regodea en el lamento y queda incapacitado para realizar cualquier tipo de autocrítica. Es uno de los pilares de la cultura de la queja.

    ResponderEliminar
  18. Hola Marcrispa.
    Trato de escribir el mejor español possible, ¿de acuerdo?
    Mira, el traductor sólo funciona al 75% más o menos.
    Sin embargo, puede escribir a voluntad, porque yo entiendo perfectamente.
    Las flores es habitual, el 1 de mayo en todo el país.
    Si me ofrece el trébol de 4 pétalos, muchas gracias.
    Lo buscaré para mi blog, gracias.
    Estoy mejor, muchas gracias.
    Un gran beso para ti y tengas un buen Domingo
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3/5/09 15:47

    Hoy primer domingo de Mayo se celebra aquí el Dia de La Madre ,es cierto que hemos convertido "todo un poco en consumismo"...pero si hay "dias para todo ,por qué no ,para lo más importante del mundo :UNA MADRE
    !cuanto hubiera deseado hoy poder abrazar a mi madre !
    !Feliz dia de la Madre ,para ti Chispa que lo eres .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. LAS SEÑALES DE LOS TIEMPOS
    Me enviaron estas citas como justificacion de que Dios nos pide juzgar
    MARCRISPA:
    La cita bíblica prometida:
    "¿Por qué no juzgan ustedes lo que es justo?"
    Lc 12, 54-59 y Mt 16, 1-4

    (Lc 12, 54-59) ¿Por qué no juzgan lo que es justo?
    [54] Dijo también a la multitud: «Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. [55] Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede. [56] ¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente? [57] ¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo? [58] Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel. [59] Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo»


    San Mateo - Capítulo 16
    16,1 Se acercaron los fariseos y saduceos y, para ponerle a prueba, le pidieron que les mostrase una señal del cielo
    16,2 Mas él les respondió: Al atardecer decís: "Va a hacer buen tiempo, porque el cielo tiene un rojo de fuego"
    16,3 y a la mañana:" Hoy habrá tormenta, porque el cielo tiene un rojo sombrío." ¡Conque sabéis discernir el aspecto del cielo y no podéis discernir las señales de los tiempos!
    16,4 ¡Generación malvada y adúltera! Una señal pide y no se le dará otra señal que la señal de Jonás. Y dejándolos, se fue.


    ¿Qué se debera hacer para terminar tal generación perversa y de adulterio?

    El relato de la ilustración fue un día en el cual los Saduceos y los Fariseos vinieron a Jesús pidiéndole una “señal del cielo.” Después de referirse a su capacidad para pronosticar el tiempo con solo ver el cielo, él dijo que solo les daría una señal, “La señal de Jonás.” Luego Jesús le dijo a sus discípulos, “Estén alertas contra el fermento de los Fariseos y los Saduceos.”

    La palabra Fariseo significa “separados” Ellos vivieron su vida diaria en una observación estricta de la ley de Moisés y de los mandamientos orales de los escribas. Ellos creyeron en todas las cosas consideradas. Ellos pudieron haber sido ciudadanos sobresalientes y buenos miembros de la iglesia en nuestros días.

    ¿Por qué sus enseñanzas no eran buenas? Básicamente fue su actitud de incredulidad hacia la revelación divina no podian percibir a Jesús como el Mesías trataron de controlar y suavizar al Mesías.” Esta era la manera en que ellos manejaban las escrituras. Ellos querían manipular las señales para así ellos poder tener la clase de Mesías político preconcebido.

    Los Fariseos creyeron en la revelación de Dios, pero ellos querían agregar sus propias enseñanzas humanísticas a la revelación de Dios. Jesús vino con las buenas nuevas de la gracia salvadora de Dios, pero ellos pensaron que podían apoderarse de una buena relación con Dios con sus buenas obras.

    Por el otro lado, Los Saduceos negaron la revelación de Dios. Ellos rechazaron creer en la palabra de Dios, en los milagros, en los ángeles y en la resurrección de los muertos. La agenda era cualquiera que muriera con mayor numero de juguetes en esta vida era el ganador. Ellos usaron la religión para realizar esa meta.

    Los Fariseos trataron de vivir por la ley en vez de vivir por la gracia salvadora de Dios. Ellos querían añadirse al trabajo de Cristo por sus propios trabajos y virtud.
    Los Fariseos Y los Saduceos fueron incapaces de entender porque ellos no quisieron entender. Ellos no quisieron creer en Cristo.

    La gente es incapaz de creer en Jesucristo hoy porque ellos no quieren creer en él.

    Nosotros vivimos en tiempos malos y necesitamos ser salvos. El sistema del mundo en que vivimos es adverso para Jesucristo y su justicia por gracia mediante la fe. Jesús dijo, “Yo os elegí del mundo” (Juan 15:19) El siglo presente es malo y aborrece la revelación de Dios en su palabra y en Jesucristo.

    De tal manera, la Biblia es muy clara en que hoy es el día de salvación. Dios ha hecho todo por ti con la muerte de Cristo y el esta listo para perdonarte y disculparte de todos tus pecados.

    ¿Eres capas de interpretar muy bien las señales de los tiempos para arrepentirte de tus pecados y confiar en Jesucristo para tu salvación? Tu salvación esta aun más cerca que cuando nosotros por primera ves creímos. Cree en él hoy y serás salvo.

    Por mucho que intente razonar,no veo la autorizacion divina de erigirnos en jueces,la justicia de la que hace mencion es la terrena,la divina es potestad solo de EL,si tratamos de juzgar en ese campo no seremos muy diferentes a los fariseos.
    La misericordia de Dios es infinita y el lee la mente y el corazon de cada uno.
    EL SEÑOR TE GUIE Y NO LA SOBERBIA

    ResponderEliminar

puede opinar libremente, pero le agradecería evitar agravios de cualquier tipo, sobre todo, porque le perjudican a usted mismo en su calidad de persona...