sábado, 4 de julio de 2009

UNA PREGUNTA SOBRE TRADICIONES Y 3 COMPARACIONES

Dos de los pasajes litúrgicos de hoy tratan de 'romper tradiciones' y la del Evangelio, trata de ubicarnos en la NOVEDAD y sus ventajas... Vayamos a los pasajes litúrgicos, que los he estraído, como siempre de la Biblia on line de Sobicain Génesis 27, 1-5.15-29 Salmo 135 Mateo 9, 14-17

Génesis 27,

1 Siendo Isaac ya anciano, y con sus ojos tan debilitados que no veía nada, llamó a su hijo mayor Esaú. Como le dijera: «¡Hijo mío!», Esaú respondió: «Aquí estoy.» 2 Prosiguió Isaac: «Mira que ya estoy viejo e ignoro el día de mi muerte. 3 Así que toma tus armas, tu arco y las flechas, sal al campo y caza alguna pieza para mí. 4 Luego me preparas un guiso como a mí me gusta y me lo sirves, y yo te daré la bendición antes de que muera.»

5 Rebeca estaba escuchando la conversación de Isaac con Esaú. Cuando éste se fue al campo en busca de caza para su padre,

15 Después, tomando las mejores ropas del hijo mayor Esaú, que tenía en casa, vistió con ellas a Jacob, su hijo menor. 16 Con las pieles de los cabritos le cubrió las manos y la parte lampiña del cuello, 17 y luego puso en las manos de Jacob el guiso y el pan que había preparado.

18 Jacob entró donde estaba su padre y le dijo: «¡Padre!» El le preguntó: «Sí, hijo mío. ¿Quién eres?» 19 Y Jacob dijo a su padre: «Soy Esaú, tu primogénito. Ya hice lo que me mandaste. Levántate, siéntate y come la caza que te he traído. Después me bendecirás.» 20 Dijo Isaac: «¡Qué pronto lo has encontrado, hijo!» Contestó Jacob: «Es que Yavé, tu Dios, me ha dado buena suerte.» 21 Isaac le dijo: «Acércate, pues quiero tocarte y comprobar si eres o no mi hijo Esaú.»

21 Jacob se acercó a su padre Isaac, 22 quien lo palpó y dijo: «La voz es la de Jacob, pero las manos son las de Esaú.» 23 Y no lo reconoció, pues sus manos eran velludas como las de su hermano Esaú, y lo bendijo. 24 Volvió a preguntarle: «¿Eres de verdad mi hijo Esaú?» Contestó Jacob: «Sí, yo soy.» 25 Isaac continuó: «Acércame la caza que me has preparado, hijo mío, para que la coma y te dé mi bendición.» Jacob le sirvió y comió. También le ofreció vino, y bebió.

26 Entonces Isaac le dijo: Acércate y bésame, hijo mío. 27 Jacob se acercó y le besó. Al sentir Isaac el perfume de su ropa, lo bendijo con estas palabras:

27 ¡Oh!, el olor de mi hijo

27 es el de un campo al que Yavé bendijo.

28 Que Dios te dé el rocío del cielo

28 y la fertilidad de la tierra,

28 y abundancia de trigos y mostos.

29 Que te sirvan los pueblos

29 y las naciones se inclinen ante ti.

29 Sé señor de tus hermanos,

29 que los hijos de tu madre se inclinen ante ti.

29 Sea maldito quien te maldiga,

29 y bendito quien te bendiga.

Salmo 135

1 Alaben el nombre del Señor, alábenlo servidores del Señor, 2 que sirven en la casa del Señor, en los atrios de la casa de nuestro Dios.

3 Alaben al Señor porque él es bueno cántenle a su nombre porque es delicioso.

4 Porque

el Señor se escogió a Jacob, a Israel, para que fuera su propiedad.

5 Yo sé que el Señor es grande, que nuestro Señor supera a todos los dioses.

6 Todo lo que quiere lo hace el Señor, en los cielos y en la tierra, en los océanos y en todos los mares.

7 Del confín de la tierra hace subir las nubes, produce con relámpagos la lluvia, saca de sus depósitos el viento.

8 Hirió a los primogénitos de Egipto, a los hombres igual que a los ganados.

9 Envió señales y prodigios en medio de ti, Egipto, en contra del Faraón y de todos sus siervos.

10 A numerosas naciones les pegó y dio muerte a reyes poderosos: 11 a Sijón, rey de los amorreos, a Og, rey de Basán, y a todos los reyes de Canaán.

12 Y su tierra la entregó en herencia, en herencia a su pueblo de Israel.

13 Señor, tu nombre dura para siempre, y tu recuerdo por generaciones.

14 Pues el Señor hará justicia a su pueblo, y se apiadará de sus servidore

s.

15 De oro y plata son los ídolos de las naciones, obra de las manos de los hombres; 16 tienen boca y no hablan, ojos, pero no ven; 17 tienen orejas, pero no oyen, ni siquiera un suspiro hay en su boca.

18 Que sean como ellos sus autores y todos los que en ellos se confían.

19 Casa de Israe

l, bendigan al Señor, casa de Aarón, bendigan al Señor, 20 casa de Leví, bendigan al Señor, los que temen al Señor, que lo bendigan.

21 Bendito sea el Señor desde Sión, él, que reside en Jerusalén.

21 ¡Aleluya!

Mateo 9,

14 Entonces se le acercaron los discípulos de Juan y le preguntaron: «Nosotros y los fariseos ayunamos en muchas ocasiones, ¿por qué tus discípulos no ayunan?»

15 Jesús les contestó: «¿Quieren ustedes que los compañeros del novio estén de duelo mientras el novio está con ellos? Llegará el tiempo en que el novio les será quitado; entonces ayunarán.

Rom 7,6 (P

ero ahora hemos muerto a lo que nos tenía aprisionados, y la Ley ya no vale para nosotros. Ya no estamos sirviendo a una ley escrita, cosa propia del pasado, sino al Espíritu: esto es lo nuevo.)

2Cor 5,17 (Toda persona que está en Cristo es una creación nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha llegado)

16 Nadie

remienda un vestido viejo con un pedazo de tela nueva, porque el pedazo nuevo tiraría del vestido y la rotura se haría mayor.

17 y nadie echa vino nuevo en recipientes de

cuero viejos, porque si lo hacen, se reventarán los cueros, el vino se desparramará y los recipientes se estropearán. El vino nuevo se echa en cueros nuevos, y así se conservan bien el vino y los recipientes.»

El pasaje del génesis relata el rompimiento de la tradición de la primogenitura sucesiva, aunque se cae en una suerte de justificación por una estratagema de la madre, Dios no impide el rompimiento de la tradición, quedando Jacob como el heredero de Isaac y Abrahán... No es un quiebre violento, sino más bien astuto, de la madre (Rebeca), que quizá ve las aptitudes de sus hijos en forma diferente e intuye quién es el más apropiado para heredar las promesas hechas por Yavé a los patriarcas iniciales. Por su lado, el pasaje evangélico resalta el rompimiento de tradiciones muy recientes, que probablemente Jesús haya practicado con Juan Bautista: los ayunos Creo sinceramente, que Jesús quiere poner de manifiesto el rompimiento con las prácticas de Juan B, y al mismo tiempo, señalarnos el camino del devenir de nuestra propia conversión Si somos amigos de Jesús, ¿para qué habríamos de ayunar y estar tristes y decaídos?; lo lógico sería, que cuando sintamos a Jesús muy cerca nuestro, pues debemos celebrarlo, estar felices, satisfechos de todo lo que es bueno Y ayudando aún más, a nuestro mezquino entendimiento, agrega dos parábolas: La de los odres de vino y la de los remiendos nuevos en viejos tejidos... Cristo nos cambia la vida y nosotros no debemos ir en contrario, sino también cambiar nuestra vida: Que nuestra alegría (nuestro espíritu) se aloje en un recipiente nuevo, que cambiemos nuestra capacidad de ver y apreciar lo espiritual para ser realmente felices y alegres Que no hagamos simples parches de Cristo, en nuestro viejo y estropeado modo de vida Cristo es Buena Nueva (vino nuevo) , y por tanto debemos dejar que nos transforme en nuevas personas, más alegres, más plenas. Dejar atrás esos modos de vivir egoístas, traicioneros, traumados (vestidos rotos), llenos de vicios y torpezas Con Cristo, el pueblo (la novia) se transforma, deja atrás lo viejo, lo roto, para poder dar cabida a LA NOVEDAD DE JESUCRISTO El margen, el tema de hoy da para hablar un poco de política nacional paraguaya también. Estamos en medio de una crisis política, en un forcejeo mezquino. Los que formamos la Aliazan Patriótica para el Cambio, que llevó a Lugo a la presidencia del Ejecutivo, estamos en conflicto, y más aún, la fuerza política mayoritaria de esa Alianza, es casi como el vestido viejo (el partido tradicional, Liberal, PLRA) y los nuevos partidos (en su mayoría de tendencia socialista), que hicimos las veces de completar el nuevo ropaje de cambio. Algún periodista ha sentenciado que los aliados éramos solo retazos que completaban la tela principal; y está en lo cierto, el problema es que sin el vestido completo, no se puede ganar. Tal vez el error fue considerar la Alianza, como un vestido viejo remendado, y no como un nuevo vestido con pedazos aportados por varios partidos y movimientos... Y, ahora, se produce la crisis del rompimiento del viejo vestido, poniendo en peligro toda la NOVEDAD DEL CAMBIO... a tal punto, que la oposición actual, (algunos de los que antes eran el poder) se alían para mantener el estatu cuo... O sea, me parece, que no se preserva el nuevo vestido, sino que se le dan nuevas puntadas, y hasta se le agregan nuevos retazos, en una suerte de mamarracho, que no tiene visión de país y de futuro, mucho menos de cumplir los PROGRAMAS, que fueron el HILO que unió a las facciones Ojala y el líder de todo el proyecto, Fernando Lugo, deje de tener esa actitud desconsiderada, y atienda en efecto el 'nuevo ropaje' del gobierno y sus proyectos o programas acordados... ¡que deje de atormentarnos con que no puede cumplir sus promesas electorales!... o de pintar todo color de rosa, como su presentación ante el Congreso, de un Paraguay que está bien... Que antes que pasear por los jardines del Palacio de Gobierno, se dé una vuelta, ahí nomás, por el barrio de la Chacarita... Romper tradiciones es cosa difícil, pero no imposible: HAY QUE CAMBIAR DE VERDAD Buen fin de semana

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en lo que respecta a la comparacion politica,algo ya reiterativo en este pais cuando hay alianzas,todo bien hasta que se empieza a reclamar cuotas de poder.Concuerdo en que se debe progresar e innovar pero nunca se debe perder la sabiduria de los años,la experiencia,la mayoria de las veces el vino añejo es mejor.Romper tradiciones para progresar es bueno pero solo por romperlas no tiene mucho sentido.Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/7/09 18:05

    MUy largo ..demasiado para los que tenemos una vida un poco agitada ..ja..ja
    Un abrazo Chispa ,te escribiré cuando esté menos perezosa ,me acuerdo de tí igualmente
    Un abrazo
    Arcoiris

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón Arcoiris, se ha puesto extenso, por los textos litúrgicos y por la presentación, pero también puedes leer sólo lo que está en verde, que ya es más corto... creo.

    Ha, y hay que recordar que el vino añejo, fue una vez vino nuevo que va 'madurando' de acuerdo a las condiciones que se le da... en nuestra vida también el vino nuevo de Cristo debe madurar, y no quedarnos con el vino primero de nuestra primera catequesis, pues muchas veces el vino añejado en malas condiciones, sin las atenciones requeridas, se vuelve vinagre y termina sirviendo sólo para apósitos de heridas...

    ResponderEliminar
  4. O condimentar deliciosas ensaladas!!!
    "Concuerdo en que se debe progresar e innovar pero nunca se debe perder la sabiduria de los años,la experiencia,la mayoria de las veces el vino añejo es mejor".A buen entendedor pocas palabras,esta implicito que el vino añejado alguna vez fue vino nuevo y que madurado se vuelve mucho,mucho mejor!!
    El vinagre tampoco es despreciable ya que sazona muchas cosas y las vuelve deliciosas.
    El Señor te guie y no la soberbia

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/7/09 9:17

    Yo también te escribiré cuando esté un poco menos perezoso. Me acuerdo mucho de tí
    Un abrazo.
    Orestes

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8/7/09 20:15

    HACER CONTIGO EL AMOR

    ES COMO DETENER

    EN UN INSTANTE EL UNIVERSO

    PARA LUEGO EN UN SEGUNDO

    HACERLO ESTALLAR

    DENTRO EN MI CUERPO.

    HACER CONTIGO EL AMOR

    ES SENTIR QUE RECORRE,

    HASTA EL ÚLTIMO

    ÁTOMO DE MI CUERPO,

    UN FUEGO MARAVILLOSO Y ETERNO.

    HACER CONTIGO EL AMOR,

    ES ELEVARSE HASTA EL CIELO,

    SUAVE Y VIOLENTO

    PARA LUEGO ESTALLAR EN ARTIFICIOS.

    HACER CONTIGO EL AMOR

    ES GALOPAR DESNUDO

    SOBRE TORMENTOSOS VIENTOS

    PARA LUEGO DESCANSAR

    EN LA SUAVE BRISA DE TU ALIENTO.

    HACER CONTIGO EL AMOR...

    HACER CONTIGO EL AMOR ES...

    LA MÁS HERMOSA SENSACIÓN

    DE ETERNIDAD...

    Orestes

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8/7/09 20:18

    El orestes está al rojo vivo¡¡¡

    ResponderEliminar

puede opinar libremente, pero le agradecería evitar agravios de cualquier tipo, sobre todo, porque le perjudican a usted mismo en su calidad de persona...